Pilar + Jesús = Alicia

Desde el primer momento en que Pilar, Jesús y Alicia entraron por la puerta de nuestro despacho, supimos que su boda sería diferente, y sobretodo, muy especial.

En un principio, ellos habían planeado el bautizo de la pequeña Alicia, invitando a sus familiares muy allegados. Por circunstancias de la vida, poco después, decidieron celebrar también su enlace, pero no decírselo a casi ninguno de los asistentes. Sólo lo sabríamos, el sacerdote que oficiaría la ceremonia, la hermana de Pilar, y nosotros, lo que nos convertía en cómplices de un momento único.

Y así fue. Los invitados, que asistían a un bautizo, se enteraron de la noticia del enlace sobre la marcha, cuando Pilar y Jesús colocaban los reclinatorios y el sacerdote lo anunciaba desde el ambón de la Parroquia de Santiago.

Fue una ceremonia sencilla, con toda la ilusión puesta en ella. El altar fue decorado inspirándose en Las Bodas de Caná y tras celebrarse el rito del matrimonio, Alicia recibía el bautismo.

Tras la sorpresa inicial de los familiares, alguien se encargó del arroz y el confetti, para que no les faltase detalle a estos novios, y más tarde tendría lugar la celebración en el Hotel Doña Carlota, dónde los niños tuvieron un papel principal, en la mesa de juegos instalada para ellos, y Alicia, como protagonista, disfrutó de su propio País de las Maravillas.

Gracias a Pilar y Jesús por dejarnos ser partícipes de un día tan especial y hacerlo todo de esa manera tan bonita. Os deseamos una vida maravillosa.

 

Anuncios