Preboda en las Tablas de Daimiel

Cuando paseábamos aquella tarde por las Tablas de Daimiel para realizar la preboda de Laura y Erika, se empezaban a forjar muchas ilusiones de aquel día que aún se veía lejano y que, casi sin darnos cuenta, ya ha llegado.

Erika, tímida, miraba a Laura con ese brillo en los ojos que sale cuando los nervios y la ilusión se mezclan en un cóctel de sentimientos. Sin duda son de esas personas que merece la pena tener cerca, fuertes, divertidas, y transparentes como el agua.

Y es que estas dos chicas tan guapas, con carácter y que pisan fuerte, han preparado un día que nada podrá empañar, y del que, cómo fotógrafos de bodas, tenemos muchas, muchas ganas de disfrutar.