Preboda divertida en el Bosque

Es difícil conjugar a la vez el romanticismo con el toque divertido. Pero si hay una pareja capaz de hacerlo, son ellos, sin duda.

Lorena y Nando se conocieron en Madrid, en una conocida cafetería de Pinto, y entre ellos surgió esa chispa que hace que sus miradas brillen al cruzarse y sean capaces de hacerse reír intensamente el uno al otro.

Ellos querían una preboda diferente, divertida, dónde sus aficiones y hobbies también tuvieran protagonismo, y además, reflejase todo el amor que se tienen.

En una complicada tarde de primavera, dónde una gran nube parecía que nos seguía, realizamos la sesión de preboda, en la que no llovieron más que sus sonrisas