Preboda en Campo de Criptana

Hay lugares que tienen magia. Y eso es así por las personas que son protagonistas en ellos.

En esta ocasión, Carlos y Marialu, pusieron como destino su querido Campo de Criptana, inspiración y cuna manchega del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Y allí, dónde sopla fuerte el viento, y entre ellos nació el amor hace unos años, con esa luz única de un atardecer, conseguimos hacer eterna esa complicidad que desprenden sus miradas.

Os dejamos unas pinceladas de estos dos guapos que están a punto de darse el sí quiero