Pocas palabras se pueden decir de esta sesión de inspiración de boda elopement en el marco incomparable de la Finca Las Pilas. Cuando comentamos la idea con Cristina, wedding planner de Tocados y Eventos, se nos iban ocurriendo un montón de cosas, y pensamos que podía inspirar a muchas parejas a tener una boda íntima, romántica. Las bodas elopement, cada vez se ven más, y se realizan cuando la pareja decide casarse solos, o con la compañía de los más íntimos, en un lugar cuidadosamente elegido, lejos del ruido y compromisos, y centrándose en lo verdaderamente importante, el amor.

Para ello, contamos con la colaboración de unos modelos guapos, simpáticos y dispuestos a darlo todo y pasarlo bien, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Diana y Fran disfrutaron desde el minuto uno, y nos lo pusieron muy fácil.

A nuestra novia particular la maquilló y la peinó Mercedes, de DobleEme, con un estilo muy natural, dejando ver sus inconfundibles pecas. Para la parte “más formal” de la sesión, le hizo un recogido bajo, adornado con un tocado de trigo y lavanda, a juego con el prendido del novio. Después, melena suelta y a bailar.

El vestido fue obra de la diseñadora manchega Carmen Alba, quién también colaboró encantada con esta sesión, y el estilo del mismo, encajó a la perfección con Diana y con el tipo de reportaje que queríamos realizar.

Boda Elopement en Finca Las Pilas, un entorno único


Al llegar a la Finca Las Pilas, nos quedamos con la boca abierta, pues teníamos la sensación de estar en un pueblecito, con su plaza empedrada, sus callecitas por dónde se iba a las habitaciones que tienen para los novios e invitados, y su capilla.

Cristina decoró la coqueta y acogedora capilla de la finca de una manera preciosa, cargada de personalidad, así que decidimos aprovechar este rinconcito al máximo, pues no todas las fincas tienen esta posibilidad. La puerta estaba adornada con una columna de flores silvestres de todos los colores, y un bodegón de estilo vintage. En la mesa de altar, también se pusieron flores silvestres, entre ellas, eucalipto, bambú y lavanda. Además, nos dio mucho juego el coro, desde dónde realizamos unas fotografías preciosas.

En la mesa, montada entre los olivos de la placita, contamos con el menaje de Salvador Bachiller, original y único a más no poder. Igualmente decorada por Cristina, para una cena íntima. El color dominaba, dando una alegría y una luz espectacular, a juego también con las flores.

Tras esto, cambiamos el look de Diana, por otro más informal, con su pelo suelto, y cazadora de ante rosa. La tarde caía, y con ella, la luz más bonita, que nos dejó una parte preciosa de la sesión, con unos tonos inigualables. Fran también cambió un poco el look, añadiendo un sombrero, y realizamos unas fotos muy divertidas.

Antes de que el sol se pusiera del todo, introducimos bengalas de humo, y salieron unos clicks espectaculares. Tras esto, finalizaríamos la editorial con un rinconcito que preparó Cristina a la luz de las velas, ya al anochecer, tras una larga pero provechosa y divertida tarde.





¡Muchas gracias por visitarnos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: