Vanesa es una novia con las ideas clara desde el primer momento, de decisiones firmes y entusiastas. Además, es alguien que se deja aconsejar, que confía en la experiencia de proveedores como nosotros, y eso nos facilita mucho el trabajo. Jesús es tímido, pero con una bondad que se refleja en su mirada, al igual que el amor que siente por Vanesa.

Ellos celebraron su día en verano, cuando la pandemia empezaba a aflojar cuerdas, esas que Vanesa, por su profesión de médico, seguro estuvo meses atrás contra ellas en más de una ocasión. Se merecían un día pleno de felicidad, y lo tuvieron, rodeados de todos los suyos.

Comenzamos realizando nuestro trabajo como fotógrafos de boda en la Casa Rural Las Duronas, lugar familiar de Jesús, en su bello Almagro. Allí empezaría su día, junto a sus familiares y amigos más cercanos.

Su traje, de Nico Hombre, era complementado con unos gemelos y prendido sencillo. Un look clásico y elegante.

Continuamos con los preparativos de la novia, entre un ir y venir de familiares en la habitación del genuino Palacio de la Serna. Mientras Ángela León terminaba su trabajo de maquillaje, y Hécate la bonita trenza a la que adornaba un tocado joya de El Jardín Romántico, nosotros comenzábamos a tomar imágenes de todo el ambiente que allí se vivía. El ramo, también obra de Jana, era en tonos lilas, azules, rosas y morados, de flores preservadas y muy en el estilo de Vanesa. Sus zapatos de Miss Honolulu también irían a juego. El vestido, de Aire Barcelona, lo lucía fenomenalmente bien.

La temática de la boda, fueron los viajes, con un original seating plan que simulaba las pantallas de vuelos de un aeropuerto, y que llamó la atención de todos los invitados. Mientras algunos proveedores ultimaban detalles, nosotros aprovechamos para captarlos todos con nuestras cámaras. La ceremonia sería civil, espectacularmente decorada de nuevo por El Jardín Romántico en el primero de los patios del palacio, con el encanto de sus cedros.

Jesús llegó a la ceremonia del brazo de su madre, y el calor que hacía en ese momento, se olvidó con los nervios. Vanesa llegó minutos después, y pudimos vivir momentos muy emocionantes con la lectura de anécdotas y cartas de sus amigos o hermanos. Tras la ceremonia, lluvia de confetti y pétalos en la puerta del palacio, y nos escapamos a algunos de sus rincones a realizar la sesión de pareja.

Entre el patio de lo diverso, dónde también tendría lugar la cena, y las azoteas del Palacio de la Serna realizamos las que serían sus primeras fotografías como casados, en un momento íntimo, lejos del bullicio al que luego regresaríamos para unirnos a la fiesta. La luz estaba empezando a caer y en algunos rincones era mágica.

Como comentábamos, volvimos al cóctel. Siempre os decimos que no nos gusta que os perdáis vuestra propia boda, y que con media hora es suficiente para la sesión de pareja. Más aún, si el lugar de la celebración tiene tantas posibilidades como el palacio.

El cóctel se realizó en el patio del pozo, y allí siempre aprovechamos para hacer fotos de ambiente, y también escaparnos para coger los detalles de las mesas antes de que los invitados las ocupen.

Tras el cóctel, comenzó la cena, aún con luz de día, pues ya sabéis que en verano se alargan mucho los días. Fue una bonita velada, que tuvo los dos ambientes, día y noche. En ella hubo algunas sorpresas, como la canción con la que Vanesa sorprendió a Jesús durante el transcurso de la cena.

Los detalles de los invitados fueron de la Fundación Aladina que lucha contra el cáncer infantil, sin duda un bonito gesto. La papelería estaba realizada por nuestros amigos de Papimko.

De allí, pasaríamos a la fiesta, en la nueva zona, al lado de la mítica escalera de acero, y tras el baile de los novios, los invitados lo dieron todo, y nosotros dimos por finalizado nuestro trabajo en un bonito y ya, eterno día.

Para poner la guinda, semanas después, nos fuimos al bello Almagro, dónde realizamos su postboda, en lugares tan característicos y bonitos como el Claustro de los Dominicos o el Corral de Comedias.

Solo podemos dar las gracias a esta pareja de 10 por elegirnos para captar su gran día, por su confianza, su cariño, sus detalles y su buena disposición para todo.

Que seáis muy muy felices.

Finca: Palacio de la Serna
Vestido: Aire Barcelona
Zapatos: Miss Honolulu
Ramo/ Deco Floral: El Jardín Romántico
Beauty: Hécate Novias
Traje: Nico Hombre
Papelería: Papimko

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la de Carlos y Marialu en Campo de Criptana.

¡Muchas gracias por visitarnos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: